La relación entre tóxicos químicos y mala salud es cada vez más evidente, según la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia

La relación entre tóxicos químicos y mala salud es cada vez más evidente, según la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia

 

FIGO-post20-Spanish

Consejos a los Profesionales de la Salud de FIGO para prevenir los #EDCs

Las ONGs pertenecientes a la alianza EDC-Free agradecemos a la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) la opinión publicada ayer alertando de los riesgos de madres y bebés por la exposición diaria a contaminantes hormonales EDCs.

La FIGO es la primera organización mundial especializada en salud reproductiva y reúne a las asociaciones de obstetricia y ginecología de 125 países. Previo a su Congreso Mundial, que celebrará este año en Vancouver, con más de 7.000 científicos de la salud, la FIGO ha publicado una opinión en el Diario Internacional de Ginecología y Obstetricia, a favor de las políticas globales de reducción de productos químicos tóxicos.

Según estos profesionales, cada vez es más evidente la relación entre la exposición prenatal a químicos y una mala salud. Por eso, reclaman un mayor esfuerzo:

“Estamos sumergiendo nuestro mundo en productos químicos no probados e inseguros y el precio que estamos pagando en términos de nuestra salud reproductiva es muy preocupante “, dijo Gian Carlo Di Renzo, MD, PhD, Secretario Honorario de la FIGO y principal autor de la opinión de FIGO. Según Di Renzo, los profesionales de la salud reproductiva “son testigos de primera mano del creciente número de problemas de salud a los que se enfrentan sus pacientes y la prevención de la exposición a tóxicos químicos pueden reducir esta carga sobre mujeres, niños y familias de todo el mundo”. 

En la declaración, la exposición a los contaminantes hormonales EDCs, es un tema de preocupación:

“La disrupción de hormonas que regulan la reproducción y desarrollo saludables por exposición ubicua a químicos ambientales es un impacto en la salud especialmente adverso”

Según la opinión oficial de la FIGO, los problemas de desarrollo fetal, la reducción del desarrollo neuronal y cognitivo, el aumento del cáncer, los problemas de atención, TDAH o hiperactividad son algunos de los efectos vinculados a la exposición de contaminantes hormonales (EDCs) como los pesticidas, los contaminantes del aire, los plásticos y los disolventes, entre otros.

Sólo en los EE.UU., se producen o importan más de 13.000 kilos de químicos por persona. Los productos químicos viajan por el mundo a través de acuerdos comerciales internacionales, como el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP en inglés), muy criticado por organizaciones de salud y medio ambiente porque rebajará las regulaciones diseñadas para proteger a las comunidades frente a productos químicos tóxicos .

La exposición a tóxicos ambientales de carácter químico está vinculada a millones de muertes y cuesta miles de millones cada año, como cita en su nota de prensa:

  • Siete millones de personas mueren cada año debido a la exposición a la contaminación del aire en interiores y exteriores;
  • Los envenenamientos por pesticidas de los trabajadores agrícolas en el África subsahariana se estima que costará $ 66 mil millones entre 2005 y el 2020.
  • Los costes de atención sanitaria y otros gastos derivados de la exposición a químicos con propiedades de disrupción endocrina en Europa se estiman en al menos 157.000 millones de euros al año.

La FIGO encomienda en su dictamen a los profesionales en Salud Reproductiva hacer algo más que advertir a sus pacientes de los riesgos que conlleva la exposición química para la salud: deben desarrollar políticas que eviten la  exposición a tóxicos químicos ambientales, trabajar para garantizar un sistema de alimentación saludable para todos, incluir la salud medioambiental en el sistema de salud global y defender la justicia medioambiental.

En España, algunos profesionales como el Dr. Juan Antonio Ortega-García, pediatra doctorado en Medio Ambiente y Cáncer Pediátrico y director de la Unidad de Salud Medioambiental Pediátrica (PEHSU), ya están llevando a cabo esta nueva visión en Hospitales, con herramientas de detección, información y reducción de riesgos ambientales como la Hoja verde durante el embarazo y lactancia materna.

Link a la nota de prensa de la FIGO

Vídeo (en inglés)

 

Suscripción a las noticias EDC Free

Suscripción a las noticias EDC Free

Un comentario

  1. analani 8 octubre, 2015 en 5:10 pm - Responder

    Reblogueó esto en correvedile.

Deje su comentario