Embarazada: cómo proteger a tu bebé de los disruptores endocrinos

Embarazada: cómo proteger a tu bebé de los disruptores endocrinos

Haz click en la imagen para ver el vídeo

Haz click en la imagen para ver el vídeo

Toda la población está expuesta a los contaminantes hormonales o disruptores endocrinos. Pero el embarazo y la infancia son los momentos más vulnerables a estos tóxicos ya que las hormonas juegan un papel fundamental en los cambios que se producen en los niños y niñas. 

Para un correcto desarrollo, es necesario que las hormonas se produzcan en el momento adecuado y en la cantidad adecuada. Cualquier variación en estos parámetros puede generar un daño irreversible en el recién nacido: autismo, hiperactividad, malformaciones, obesidad, diabetes y cánceres en órganos relacionados con las hormonas son algunos de los daños que las investigaciones relacionan con este tipo de contaminación química:

Fuente: Informe EDC-Free Healthcare, de la organización Health care without harm

Daños relacionados con la exposición a contaminantes hormonales en hombres y mujeres. Fuente: Informe EDC-Free Healthcare, de la organización Health care without harm

Ecologistas en Acción traduce el vídeo de Women in Europe for a Common Future (Mujeres Europeas por un Futuro Común). Este vídeo permite reducir la exposición a los contaminantes hormonales de forma muy sencilla, con 5 valiosos consejos, que son válidos tanto para personas embarazadas como para quien no lo esté.

Esta información es importante ya que según la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO), que reúne 7.000 científicos de la salud reproductiva y obstetras, cada vez es más evidente la relación entre la exposición prenatal a químicos y una mala salud. Por eso, reclaman un mayor esfuerzo:

“Estamos sumergiendo nuestro mundo en productos químicos no probados e inseguros y el precio que estamos pagando en términos de nuestra salud reproductiva es muy preocupante “, dijo Gian Carlo Di Renzo, MD, PhD, Secretario Honorario de la FIGO y principal autor de la opinión de FIGO.

 

Leave A Comment