Consejos sencillos para evitar que los “tápers” y otros envases contaminen tus alimentos

Consejos sencillos para evitar que los “tápers” y otros envases contaminen tus alimentos

Muchas personas utilizan envases de plástico para guardar la comida, sin saber que determinados contaminantes hormonales pueden salir del plástico, llegar a los alimentos y finalmente, contaminar sus cuerpos. Por suerte, estos consejos fáciles ayudan a evitar esta contaminación.

Los envases de plástico liberan contaminantes hormonales a la comida

Los contaminantes hormonales, también conocidos como disruptores endocrinos, son sustancias sintéticas que imitan y alteran el funcionamiento de las hormonas y los receptores hormonales de nuestros cuerpos. Como consecuencia de esta alteración se pueden generar daños a la salud de muy diversa índole, desde diabetes y obesidad a problemas en la reproducción o aparición de cánceres en órganos relacionados con las hormonas, como cáncer de tiroides, testículos y pecho.

Estos efectos suelen presentarse tras años de exposición a pequeñísimas cantidades de estos tóxicos. Incluso es habitual que los daños se hagan visibles en generaciones futuras.

La alimentación es la principal vía de exposición a los contaminantes hormonales y una de los procesos por los que se encuentran en los alimentos es porque se desprenden de los envases de plástico, aluminio, latas, papeles térmicos y sartenes de materiales antiadherentes, como el teflón.

Consejos para evitar esta contaminación

Los siguientes consejos ayudan a evitar que el plástico de fiambreras (o tuppers, en inglés) y botellas contamine los alimentos con dos tipos de disruptores endocrinos sobre los que existen cientos de estudios: los ftalatos y bisfenolA (BPA):

1.- Evita el plástico.

Son preferibles los recipientes de vidrio. Puedes reutilizar botes y botellas de vidrio. Este consejo es muy importante en caso de almacenar leche materna, ya que los niños son especialmente vulnerables a estos tóxicos que además, se acumulan fácilmente en la grasa de la leche.

2.- Evita todos los tipos de plástico, PET, PEAD, PEBD, PVC, PP, PS y PC (sus nombres completos aparecen en la tabla inferior).

Evitar todo tipo de plástico es la mejor opción tanto para tu salud como para el planeta, ya que generarás menos residuos.  Si intentas averiguar qué tipo de plástico libera menos contaminantes, quizá te conviene saber que todos están bajo sospecha. Según un famoso estudio publicado en la revista científica Environmental Health Perspectives:

Nuestros datos sugieren que casi todos los artículos de plástico en el mercado liberan cantidades detectables de químicos con actividad estrogénica al ser expuestos a agua hirviendo, luz solar (UV) y/o microondas.

Tipos de plástico según su código. El 7 incluye los PC o policarbonatos.

tiposplastico2

En caso de que no puedas evitar el plástico…

3.- NUNCA calientes tu comida dentro del táper de plástico ni dejes una botella de plástico con agua al sol.

Los contaminantes hormonales, como los ftalatos y el BPA, no están químicamente unidos al plástico por eso radiaciones como la del microondas, el calor o la luz solar los desprenden fácilmente y llegan a tu comida en mayor cantidad. Calienta la comida en un plato y protege la botella de plástico del calor y los rayos solares.

4.- No laves los tápers de plástico en el lavavajillas, por la misma razón

5.- No te fíes: que un material sea “libre de bisfenolA” no quiere decir que no tenga contaminantes. De hecho, a medida que se van haciendo nuevos estudios se detectan otros tipos de bisfenoles, como el BPS, que también tienen efectos adversos para la salud.

Seguir estos consejos es de vital importancia en el caso de mujeres embarazadas, niños pequeños y personas con el sistema inmunitario debilitado. Si éste es tu caso, te aconsejamos ver este vídeo.

Haz click en la imagen para ver el vídeo

Posts relacionados:

Plástico, hasta en la sopa

El papel térmico y el PVC reciclado liberan contaminantes hormonales

10 Comentarios

  1. María 14 septiembre, 2016 en 7:32 am - Responder

    Mas claro no se puede decir! A ver si a base de repetir y repetir el mensaje va calando en la gente.
    Pero queda mucho camino por recorrer, sobre todo en lo que rodea a los niños: Todo es plástico!!.
    Yo estuve todo el verano buscando una alternativa al plástico para mandar la merienda al cole para una niña de 3 años y no hay tuppers infantiles que no sean de plástico, y las alternativas de acero y vidrio o son demasiado pesadas o son de grandes dimensiones (pensando en una niña de 3 años).
    De todos modos recogí todas las alternativas que fui encontrando en un post por si ayudo a alguien que se está volviendo loco para no usar el maldito plástico con los niños. Copio el enlace: http://www.casaquesuma.com/vuelta-cole-ecologica-sin-toxicos/

    • Rosa Marina Padilla Pérez 18 septiembre, 2016 en 11:43 pm - Responder

      ¡Gracias por el enlace!

    • Rosa Marina Padilla Pérez 19 septiembre, 2016 en 10:28 pm - Responder

      Además, ya sabemos que el vidrio está prohibidísimo en todos los centros educativos, aunque, con todo lo que el alumnado tiene que aprender a lo largo de su vida escolar, no creo que fuese mucho trabajo aprender el buen uso, reutilización y reciclaje de los objetos de vidrio, empezando por los que trae de casa, y así, naturalmente, utilizar menos productos de plástico desde bien pequeños.

  2. miqui rumba 15 septiembre, 2016 en 6:22 pm - Responder

    Creo que la solucion es volver a la ceramica pero con nuevos compuestos mas ligeros. La humanidad la ha estado usando durante milenios con resultados excelentes. Viva el botijo.

  3. Rosa Marina Padilla Pérez 19 septiembre, 2016 en 10:23 pm - Responder

    Gracias por el artículo. Me ha parecido tan interesante como aterrador: tenemos que tener cuidado con lo que comemos y dónde ponemos lo que vamos a comer. Sabía algo sobre esto, claro, aunque también me quedo con nueva información, como la explicación por la que se desaconseja lavar los «tápers» -mejor, fiambreras- en los lavavajillas. Y me surge una duda: ¿Qué pasa con la tapa (¿?) de los microondas?, ¿es de plástico menos malo, aceptable o dañino?, ¿la seguimos usando o también la desechamos por ser de plástico? Espero que el equipo de Ecologistas en Acción u otro lector del artículo pueda aclararlo. ¡Gracias!

    • María 20 septiembre, 2016 en 7:25 am - Responder

      Rosa Marina P.P. tal y como se comenta en el artículo todo el plástico está bajo sospecha. Los hay muy malos y reconocidos y otros como el 5 (PP) Polipropileno que es menos malo y se autoriza para uso alimentario, pero se sabe que libera tóxicos en concentraciones muy bajas pero libera. Me gustaría poder ayudarte pero no entiendo a que te refieres con la “tapa de los microondas”. Yo no tengo ni uso microondas pero los pocos que vi no eran de plástico. O te refieres a envases que se calientan en el microondas con la tapa de plástico? Si es esto, puedes comprobar el número de la tapa y sabes de que material está realizada, y si no tiene número es porque probablemente no interese que lo sepas, por lo que yo no lo usaría por poder tratarse de un plástico muy peligroso. Siempre que puedas sustituir el plástico por otro material menos dañino hazlo!

  4. casdeiro 23 septiembre, 2016 en 9:12 am - Responder

    También andamos en esta lucha, compañeros, desde Galicia: https://plasticomedores.wordpress.com/ Muchísimas gracias por la campaña y por la información. Seguiremos atentos vuestras noticias!

  5. […] Además, la migración aumenta con el calor o las ondas electromagnéticas del microondas, como explicamos para el caso de las botellas de agua de plástico o del teflón de las sartenes. Por suerte, existen consejos a nivel de uso que pueden reducir nuestra exposición. […]

  6. […] través de la respiración, por contacto con la piel, junto con nuestros alimentos y agua (los tápers y botellas de plástico los liberan a los alimentos, especialmente si se calientan en microondas o […]

Deje su comentario