Contaminantes hormonales: detengamos la manipulación de la ciencia

Contaminantes hormonales: detengamos la manipulación de la ciencia

Cerca de cien científicos piden a Europa y a la comunidad internacional que actúen contra los disruptores endocrinos. Condenan el uso de estrategias de fabricación de la duda como las utilizadas por las industrias en la batalla contra el cambio climático.

Imagen: Olivier Bonhomme

Desde hace décadas, la ciencia se ha visto atacada cada vez que sus descubrimientos cuestionaban actividades comerciales o intereses establecidos. La evidencia científica ha sido brutalmente deformada por personas que niegan la ciencia o que están financiadas por intereses industriales, con el objetivo de crear una falsa impresión de controversia. Esta fabricación de la duda ha retrasado las acciones preventivas con graves consecuencias para la salud de la población y el medio ambiente.

Los “fabricantes de duda” trabajan en diferentes áreas, como la industria de tabaco, la petroquímica y el sector agroquímico. Por sí sola, la industria petroquímica es fuente de miles de sustancias químicas tóxicas y contribuye al incremento masivo del nivel de dióxido de carbono en la atmósfera, uno de los causantes del cambio climático. Fuente:  Le Monde

La lucha por la protección del clima ha entrado en una nueva era con el Acuerdo de París del 2015, a pesar de la feroz oposición de los escépticos del clima, sordos al consenso establecido por los científicos comprometidos con el trabajo por el interés público.

Una lucha similar se está librando en torno a la necesidad de reducir la exposición a los disruptores endocrinos. La Comisión Europea está a punto de implementar la primera regulación de disruptores endocrinos del mundo. Aunque muchos países han expresado su preocupación con respecto a estos productos químicos, no existe una regulación conjunta.

Nunca antes la humanidad se ha enfrentado a tan elevado número de enfermedades relacionadas con el sistema hormonal, como cáncer de mama, testículos, ovarios o próstata, problemas de desarrollo cerebral, diabetes, obesidad, testículos sin descender en los bebés, malformaciones del pene y escasa calidad del semen.

Una abrumadora mayoría de los científicos que participan activamente en la investigación de las causas de estas tendencias de la salud están de acuerdo en que están involucrados varios factores, entre ellos las sustancias químicas capaces de interferir con nuestros sistemas hormonales.

Varias sociedades científicas expertas han señalado que estos productos químicos, llamados disruptores endocrinos, representan una amenaza para la salud mundial. Entre ellos se encuentran los piroretardantes de muebles y equipos electrónicos, los plastificantes de los artículos de plástico y de productos para el cuidado personal y los pesticidas encontrados como residuos en nuestros alimentos. Estas sustancias pueden interferir con las hormonas naturales durante los períodos críticos de desarrollo, como el embarazo o la pubertad, cuando nuestros cuerpos son particularmente sensibles.

Necesaria una regulación

No es posible hacer frente a esta creciente incidencia de enfermedades con mejores tratamientos médicos, en parte porque no existen tratamientos, en parte porque los efectos sobre la salud son irreparables. También tenemos opciones limitadas para reducir nuestra exposición personal evitando ciertos artículos de consumo. La mayoría de los disruptores endocrinos llegan a nuestro cuerpo a través de alimentos que están contaminados con estos productos químicos.

La opción clave para detener el aumento de las enfermedades hormonales es prevenir la exposición a estas sustancias químicas mediante una regulación más eficaz. Pero los planes para elaborar tal regulación en la Unión Europea se han topado con la vigorosa oposición de científicos con fuertes vínculos con los intereses industriales, lo que genera una apariencia de falta de consenso científico que en realidad no existe. La misma estrategia utilizada por la industria tabacalera para contaminar el debate, confundir al público y socavar los esfuerzos de los políticos y reguladores para desarrollar y adoptar normas más eficaces.

Tanto el debate sobre cambio climático como el de los disruptores endocrinos han sufrido la distorsión de la evidencia científica por parte de actores patrocinados por la industria.

Muchos científicos creemos que nuestra objetividad y neutralidad podrían verse socavadas si expresamos públicamente opiniones sobre cuestiones políticas y participamos en debates políticos. Sería ciertamente preocupante si alguna de nuestras opiniones políticas nublara nuestro juicio científico. Pero son aquellos que niegan los resultados científicos quienes están permitiendo que los políticos nublen su juicio. El resultado es un daño irreparable. La confusión de la ciencia con respecto al tabaco costó decenas de millones de vidas. No deberíamos cometer el mismo error de nuevo.

Es urgente

Creemos que ya no es aceptable permanecer en silencio. Como científicos, en realidad tenemos la obligación de participar en el debate y de informar al público.

Tenemos la necesidad de hacer visibles las consecuencias de nuestro trabajo para la sociedad y para las generaciones futuras y llamar la atención sobre los graves riesgos que nos amenazan.

Las apuestas son altas y la acción política para contener la exposición a los desórdenes endocrinos y los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero se ha convertido en una emergencia.

Como científicos especializados en disrupción endocrina y cambio climático hemos unido fuerzas porque muchas de las acciones necesarias para reducir la exposición a los disruptores endocrinos también ayudarán en la lucha contra el cambio climático.

La mayoría de las sustancias químicas sintetizadas por el hombre se derivan de combustibles fósiles fabricados por la industria petroquímica. Al reducir las cantidades de refinado de petróleo, también disminuiremos la producción de subproductos utilizados en plásticos y plastificantes. Estas sustancias químicas afectan a la salud reproductiva masculina y contribuyen a aumentar el riesgo de cáncer.

Al reducir la dependencia de los combustibles fósiles y fomentar las fuentes de energía alternativas, no sólo reduciremos los gases de efecto invernadero, sino que también restringiremos las emisiones de mercurio. El mercurio es un contaminante del carbón y, a través de las emisiones al aire y la acumulación en los peces, llega a nuestros cuerpos y afecta al desarrollo del cerebro.

Crear el equivalente al IPCC

Aunque muchos estados han expresado la voluntad política para abordar el problema de los gases de efecto invernadero, la traducción del conocimiento científico sobre el cambio climático en políticas efectivas ha sido bloqueada, principalmente mediante el uso de la desinformación para confundir al público y a nuestros líderes. Los gobiernos ya van tarde.

Es importante que no repitamos estos errores con los disruptores endocrinos, y aprender de la experiencia de los científicos del clima y la investigación en salud pública.

En la práctica, será muy difícil reconocer una sustancia peligrosa como disruptor endocrino en la Unión Europea.

La Comisión Europea tiene ahora la oportunidad de elegir los instrumentos de regulación de los disruptores endocrinos que establecerán nuevos estándares en todo el mundo y nos protegerán de los efectos nocivos.

Sin embargo, nos preocupa que las opciones reguladoras propuestas por la Comisión Europea estén muy por debajo de lo que se necesita para protegernos a nosotros y a las generaciones futuras.

Las opciones para la identificación de los disruptores endocrinos requieren un nivel mucho más alto de evidencia que otras sustancias peligrosas, como las cancerígenas. En la práctica, esto hará muy difícil que cualquier sustancia sea reconocida como disruptor endocrino en la UE.

Se necesitan medidas urgentes en ambas cuestiones. Por esta razón, hacemos un llamamiento para el desarrollo y aplicación de medidas eficaces que aborden de forma coordinada tanto los disruptores hormonales como el cambio climático.

Una manera eficaz sería la creación, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, de un grupo con el mismo estatus internacional y las mismas prerrogativas que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Este grupo se encargará de revisar los estudios científicos que podrían utilizar por los reguladores para el interés público y protegería nuestra ciencia de la influencia de los intereses privados.

 

Se lo debemos a las generaciones que vivirán mañana.

Firmantes

Los firmantes primordiales de este artículo son: Andreas Kortenkamp, Brunel University (Reino Unido); Barbara Demeneix, CNRS / Muséum national d’histoire naturelle (Francia); Rémy Slama, Inserm, Universidad Grenoble-Alpes (Francia); Edouard Bard, Collège de France (Francia); Ake Bergman, Centro de Investigación Swetox (Suecia); Paul R. Ehrlich, Universidad de Stanford (EE.UU.); Philippe Grandjean, Escuela de Harvard Chan de Salud Pública (EE.UU.); Michael Mann, Universidad Estatal de Penn (EE.UU.); John P. Myers, Universidad Carnegie Mellon (EE.UU.); Naomi Oreskes, Universidad de Harvard, Cambridge (EE.UU.); Eric Rignot, Universidad de California (EE.UU.); Niels Eric Skakkebaek, Rigshospitalet (Dinamarca); Thomas Stocker, Universidad de Berna (Suiza); Kevin Trenberth, Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas (EE.UU.); Jean-Pascal van Ypersele, Universidad católica de Lovaina (Bélgica); Carl Wunsch, Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE.UU.); R. Thomas Zoeller, Universidad de Massachusetts, Amherst (EE.UU.).

Los demás firmantes:
Ernesto Alfaro-Moreno, Centro de Investigaciones Swetox (Suecia); Anna Maria Andersson, Rigshospitalet (Dinamarca); Natalie Aneck-Hahn, Universidad de Pretoria (Sudáfrica); Patrik Andersson, Universidad de Umeå (Suecia); Michael Antoniou, King’s College (Reino Unido); Thomas Backhaus, Universidad de Gotemburgo (Suecia); Robert Barouki, Université Paris-Descartes (Francia); Alice Baynes, Universidad de Brunel (Reino Unido); Bruce Blumberg, Universidad de California, Irvine (EE.UU.); Carl-Gustaf Bornehag, Universidad de Karlstad (Suecia); Riana Bornman, de la Universidad de Pretoria (Sudáfrica); Jean-Pierre Bourguignon, Universidad de Lieja (Bélgica); François Brion, Ineris (Francia); Marie-Christine Chagnon, Inserm (Francia); Sofie Christiansen, Universidad Técnica de Dinamarca (Dinamarca); Terry Collins, Carnegie Mellon University (EE.UU.); Sylvaine Cordier (emérito), IRSET, Universidad de Rennes (Francia); Xavier Coumol, Université Paris-Descartes (Francia); Susana Cristobal, Universidad de Linköping (Suecia); Pauliina Damdimopoulou, Hospital del Instituto Karolinska (Suecia); Steve Easterbrook, Universidad de Toronto (Canadá); Sibylle Ermler, Universidad de Brunel (Reino Unido); Profesor Silvia Fasano, Universidad de Campania – Luigi Vanvitelli (Italia); Michael Faust, F + B Consultoría Ambiental (Alemania); Marieta Fernández, Universidad de Granada (España); Jean-Baptiste Fini, CNRS / Muséum national d’histoire naturelle (Francia); Steven G. Gilbert, Instituto de Neurotoxicología y Trastornos Neurológicos (EE.UU.); Andrea Gore, Universidad de Texas, (EE.UU.); Eric Guilyardi, Universidad de Reading (Reino Unido); Åsa Gustafsson, Centro de Investigación Swetox (Suecia); John Harte, Universidad de California, Berkeley, (EE.UU.); Terry Hassold, Universidad del Estado de Washington (EE.UU.); Tyrone Hayes, Universidad de California, Berkeley, (EE.UU.); Shuk-Mei Ho, Universidad de Cincinnati (EE.UU.); Patricia Hunt, Universidad Estatal de Washington (EE.UU.); Olivier Kah, Universidad de Rennes (Francia); Harvey Karp, Universidad del Sur de California (EE.UU.); Tina Kold Jensen, Universidad del Sur de Dinamarca (Dinamarca); Henrik Kylin, Universidad de Linköping (Suecia); Susan Jobling, Universidad de Brunel (Reino Unido); Maria Jönsson, Universidad de Uppsala (Suecia); Sheldon Krimsky, Universidad de Tufts (EE.UU.); Bruce Lanphear, Universidad Simon Fraser (Canadá); Juliette Legler, Universidad Brunel (Reino Unido); Yves Levi, Universite Paris Sud (Francia); Olwenn Martin, Brunel University Londres (Reino Unido); Ángel Nadal, Universidad Miguel Hernández (España); Nicolas Olea, Universidad de Granada (España); Peter Orris, Universidad de Illinois (EE.UU.); David Ozonoff, Universidad de Boston (EE.UU.); Martine Perrot-Applanat, Inserm (Francia); Jean-Marc Porcher, Ineris (Francia); Christopher Portier, Thun (Suiza); Gail Prins, Universidad de Illinois (EE.UU.); Henning Rodhe, Universidad de Estocolmo (Suecia); Edwin J. Routledge, Universidad de Brunel (Reino Unido); Christina Rudén, Universidad de Estocolmo (Suecia); Joan Ruderman, Harvard Medical School (EE.UU.); Joelle Ruegg, Instituto Karolinska (Suecia); Martin Scholze, Brunel University (Reino Unido); Elisabete Silva, Brunel University (Reino Unido); Niels Eric Skakkebaek, Rigshospitalet (Dinamarca); Olle Söder, Instituto Karolinska (Suecia); Carlos Sonnenschein, Universidad de Tufts (EE.UU.); Ana Soto, Universidad de Tufts (EE.UU.); Shanna Swann, Escuela de Medicina de Icahn (EE.UU.); Giuseppe Testa, Universidad de Milán (Italia); Jorma Toppari, Universidad de Turku (Finlandia); Leo Trasande, Universidad de Nueva York (EE.UU.); Diana Ürge-Vorsatz, Universidad Central Europea (Hungría); Daniel Vaiman, Inserm (Francia); Laura Vandenberg, Universidad de Massachusetts (EE.UU.); Anne Marie Vinggaard, Universidad Técnica de Dinamarca (Dinamarca); Fred vom Saal, Universidad de Missouri (EE.UU.); Jean-Pascal van Ypersele, Universidad católica de Lovaina (Bélgica); Bernard Weiss, Universidad de Rochester (EE.UU.); Wade Welshons, Universidad de Missouri (EE.UU.); Tracey Woodruff, Universidad de California (EE.UU.).

 

 

 

2017-03-28T22:28:57+00:00 30/11/2016|Legislación|0 Comments

Leave A Comment