Residuos de glifosato y otros tóxicos en pañales infantiles

Residuos de glifosato y otros tóxicos en pañales infantiles

baby all fours

Un estudio encuentra glifosato y otros tóxicos potencialmente peligrosos en pañales de venta en Francia.

El estudio encontró residuos de tóxicos potencialmente cancerígenos en 10 de las 12 marcas de pañales analizadas. Entre otros, encontraron trazas de pesticidas como el herbicida glifosato, que numerosos estudios identifican como cancerígeno y contaminante hormonal o disruptor endocrino.
La gravedad de estos resultados radica en que esas sustancias tóxicas están en contacto continuo con la piel del bebé durante horas, lo que facilita la entrada al cuerpo de los tóxicos. Además, la piel en contacto con el pañal suele estar irritada o dañada, lo que aumenta la penetración.
El grupo de consumidores que ha realizado el estudio, 60 Millions Consumers desvelará en su número de febrero cuáles son las 10 marcas de dodotis en las que han encontrado residuos de glifosato. De momento sólo ha revelado que las marcas Baby Dry de Pampers y Eco Planete fueron los más contaminadas, mientras que la marca Love & Green y los dodotis de marca blanca de Leclerc no presentaban residuos tóxicos.
Desde la organización francesa tranquilizan asegurando que “las cantidades de tóxicos encontradas son muy pequeñas” algo que no convence ya que no hay una cantidad segura para los disruptores endocrinos, especialmente en el caso de los bebés.
Los bebés son más vulnerables a las sustancias tóxicas.

¿Por qué las y los niños son más vulnerables a los tóxicos?

Las niñas y los niños son más vulnerables que los adultos a los contaminantes hormonales y otros tóxicos porque algunos sistemas de su organismo, como el neurológico, el inmunológico y los pulmones, están todavía en formación. (ver en la Figura del informe Estatdo de la Ciencia de los disruptores endocrinos del PNUMA cómo en la etapa postnatal hay sistemas corporales que aún están en desarrollo).

Fig3 state of science

Por su crecimiento y desarrollo más rápido, absorben a través de la piel más sustancias tóxicas medioambientales por kilogramo de peso que un adulto. Si a ello unimos la menor capacidad para neutralizar y eliminar los contaminantes externos, los efectos adversos van a ser más intensos y persistentes.

Aunque la exposición durante las etapas tempranas del desarrollo a pequeñas dosis de tóxicos, como los disruptores endocrinos no produzca efectos inmediatos, los daños pueden aparecer muchos años después de la exposición, incluso en las siguientes generaciones.

No tranquiliza el hecho de que, según la publicación, las cantidades encontradas sean “muy pequeñas”. No existe cantidad de exposición segura a sustancias disruptoras endocrinas y cancerígenas.

También encontraron glifosato en compresas “ecológicas”

Hace un año los supermercados de Francia y Canadá retiraron de sus estanterías unas 3.000 cajas de compresas y tampones después de que se encontraran pequeñas cantidades de pesticidas, entre ellos glifosato, y dioxinas cloradas, también contaminantes hormonales, algo inaceptable en un producto en contacto con las mucosas del cuerpo.

Los estados europeos podrían solucionar estas exposiciones este febrero

Según la información obtenida por Ecologistas en Acción, en el próximo Comité PAFF (Plantas, Animales, Alimentos y Piensos) de 16 de febrero, los estados votarán si permiten o no plaguicidas con efectos negativos sobre el sistema hormonal de humanos y animales.
Un voto valiente, en contra de los intereses de las grandes empresas fabricantes de plaguicidas y plásticos, libraría a la población europea de todos los plaguicidas que tengan efectos disruptores endocrinos, como es el caso del glifosato.
Desde que, en junio de 2016, la Comisión presentara la propuesta sobre definición y regulación de disruptores endocrinos que quiere que los contaminantes hormonales continúen en los plaguicidas, España ha votado siempre en contra. Ahora puede que cambie de opinión por el desgaste de años de discusión en torno a este tema.

Deje su comentario