Los criterios de definición de disruptores endocrinos, que se votan hoy, no tienen base científica

Los criterios de definición de disruptores endocrinos, que se votan hoy, no tienen base científica

Los actuales criterios propuestos por la Comisión Europea para la identificación de disruptores endocrinos no protegerán la salud de la población, según las 3 mayores sociedades científicas internacionales expertas en el sistema endocrino. Esta crítica se suma a otras muchas recibidas por las autoridades europeas ante la inminente votación de la propuesta, que tendrá lugar hoy.

Preocupación en la comunidad científica internacional

A nivel internacional, la oposición llega de las 3 principales sociedades internacionales dedicadas al estudio del sistema hormonal y las enfermedades relacionadas, la Sociedad de Endocrinología (ES, de Endocrine Society), la Sociedad Europea de Endocrinología (ESE) y la Sociedad Europea de Endocrinología Pediátrica (ESPE), que han enviado una carta conjunta a la Comisión Europea expresando su “seria preocupación” por los criterios propuestos por la Comisión sobre los disruptores endocrinos.

Puede verse la carta, traducida a castellano, en este enlace: Carta ES ESE y ESPE sobre criterios de disruptores endocrinos 2017 .

La Sociedad de Endocrinología (ES) es la mayor y más antigua organización científica del mundo dedicada a la investigación hormonal. Sólo esta Sociedad cuenta con más de 18.000 miembros, incluidos personal científico, médico, educador, de enfermería y estudiantil de 122 países.

En la carta, las tres sociedades científicas afirman que los criterios propuestos no identificarán los tóxicos contaminantes hormonales que causan daño al ser humano y no asegurarán un alto nivel de salud y protección ambiental.

los criterios propuestos no identificarán los tóxicos contaminantes hormonales que causan daño al ser humano y no asegurarán un alto nivel de salud y protección ambiental

Preocupación de la comunidad científica española

A nivel español, tres importantes sociedades científicas, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, la Sociedad Española de Diabetes y la Sociedad Internacional de Endocrinología ya enviaron su propia carta al Ministerio de Agricultura, recomendando un cambio en el voto de España.

Aunque España se opuso en principio a la propuesta de definición de disruptores endocrinos, finalmente cedió a la estrategia de desgaste que han supuesto las sucesivas votaciones sin resultado que se han producido desde junio de 2016.

Lamentamos que el Gobierno español vaya a aprobar los actuales criterios desoyendo las peticiones enviadas por las sociedades científicas y la población, que quiere protección ante estos tóxicos. Así lo demuestra el hecho de que cada vez más localidades se comprometen a disminuir la exposición de su población (la última, Madrid).

Los criterios propuestos no son científicos

Según las sociedades científicas, los criterios propuestos por la Comisión no pueden calificarse como basados ​​en la ciencia.

Una de las razones para esta dura crítica es que los criterios sacan arbitrariamente de la definición de disruptor endocrino aquellas sustancias creadas específicamente para dañar el sistema endocrino de animales incluso si dañan al sistema hormonal de otros animales (es el caso de ciertos insecticidas).

Esta exclusión se basa en las exigencias de la industria de pesticidas, no en criterios científicos, y crea lagunas en los criterios en las que los productos químicos potencialmente peligrosos no pueden definirse como disruptor endocrino.

Recomendaciones de las sociedades científicas

Las tres sociedades piden en su carta a los Estados Miembros las siguientes mejoras en los criterios de identificación de los ECD:

  1. Eliminar la exención para los biocidas y los plaguicidas destinados a actuar sobre los sistemas endocrinos;
  2. Seguir una definición basada en la ciencia, que incluya categorías entre disruptores endocrinos conocidos y aquellos para los cuales se necesita más información para hacer una determinación (semejante a lo que se hace con los productos cancerígenos.
  3. Mantener un sistema de identificación basado en el peligro sin derogaciones basadas en el riesgo.

Qué es un disruptor endocrino

Un disruptor endocrino, también llamado contaminante hormonal o EDC por sus siglas en inglés, es una sustancia química, o una mezcla de sustancias químicas, que puede causar efectos adversos para la salud al interferir con las hormonas del cuerpo.

Hoy en día, hay más de 85.000 sustancias químicas fabricadas. Por esta razón, es imprescindible contar con unos criterios científicos que permitan conocer cuántas de ellas son disruptores endocrinos, para proteger la salud de la población, ya que estos tóxicos pueden encontrarse en productos de uso cotidiano y en todo el entorno natural.

Los endocrinólogos dan solución a los problemas de salud más urgentes de nuestro tiempo, desde la diabetes y la obesidad hasta la infertilidad, la salud ósea y los cánceres relacionados con las hormonas, como puede verse en las siguientes imágenes:

Suma tu firma contra los disruptores endocrinos

Más de 440.000 europeas y europeos ya han firmado para demostrar su oposición a la propuesta de identificación de EDC de la Comisión.

Si tú también quieres, puedes firmar aquí:

Firmas contra disruptores endocrinos

2017-07-04T11:01:39+00:00 4/7/2017|Europa|Sin comentarios

Deje su comentario