El 44,2% de las frutas y hortalizas españolas tienen restos de pesticidas. Te mostramos consejos para que las disfrutes en su mejor momento y sin pesticidas.

Aprovecha el verano

El verano es la mejor época para comer frutas y verduras. Las huertas están en plena producción, lo que hace más fácil encontrar productos más baratos y con todo el sabor del producto fresco.

La gran cantidad de producción hace que los precios sean más baratos: tomates, pimientos, calabacines… están en su mejor momento y a precios muy asequibles, ¡aprovecha la ocasión!

Te recomendamos comer productos frescos, de temporada y de la zona en la que estés veraneando. Seguro que no es difícil encontrar un mercado de productos locales en tu zona de veraneo. Allí podrás hablar con las y los agricultores y saber más acerca de lo que comes.

Así, podrás evitar las frutas y verduras producidas con fertilizantes y pesticidas químicos, que las convierten en otro tipo de productos “industriales”, con efectos nocivos sobre tu salud.

¿Quieres saber qué alimentos tienen más pesticidas?

Muchas personas aún no lo saben, pero las frutas y hortalizas de producción industrial esconden residuos de plaguicidas. Muchos de estos plaguicidas son además, disruptores endocrinos que afectan al funcionamiento de nuestro sistema hormonal, pudiendo causar daños a la salud.

Aquí tienes la lista de alimentos y los pesticidas que contienen, de nuestro informe “Directo a tus hormonas” que se basa en los análisis oficiales realizados por la Agencia Española de Consumo Seguridad Alimentaria y Nutrición, AECOSAN.

pesticidas verduras 1

pesticidas verduras 2

Estos datos aparecen en el Anexo 3 de “Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores“. Para conocer los residuos en otros alimentos, como carne o alimentos procesados, puedes ver el informe completo aquí. También se explica el método de obtención de los resultados.

¿Por qué nos interesan los pesticidas disruptores endocrinos?

Para los plaguicidas disruptores endocrinos, no hay una cantidad mínima segura debido a su toxicología especial.

Por ejemplo, la curva dosis-respuesta de un conocido disruptor endocrino, el Bisfenol-A, muestra que a dosis muy bajas, de concentración nanomolar, causa efectos más elevados que a dosis altas (en este caso, crecimiento de células cancerosas en la próstata).

Por lo tanto, no existe dosis segura para los pesticidas disruptores endocrinos.

dosis respuesta no lineal

A cantidades muy pequeñas, el BPA genera un crecimiento de células cancerosas en la próstata mayor que a mayores cantidades, un comportamiento habitual de los disruptores endocrinos.

La AECOSAN aún no considera esta característica de los plaguicidas disruptores endocrinos, y sólo se asegura que que los alimentos no superen una cantidad, específica para cada pesticida, denominada Límite Máximo de Residuo.

Otra razón para evitar los plaguicidas es que, como puede observarse en la tabla superior, nos exponemos a un auténtico cóctel de disruptores endocrinos. Si las peras tienen 16 plaguicidas disruptores diferentes, ¿te imaginas cuántos puede haber en una macedonia? No lo imagines, te lo mostramos aquí. 

cóctel disruptores endocrinos

Las empresas productoras de plaguicidas no analizan los efectos en la salud y el medio ambiente de un conjunto de plaguicidas, actuando a la vez. Sólo analizan los efectos del producto que quieren comercializar.

Pero en ocasiones, una mezcla de tóxicos considerados “seguros” puede causar un efecto adverso, algo que la comunidad científica cada vez está poniendo más énfasis en analizar.

Para más información, visita nuestro informa completo: “Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores”.