Resultados exclusivos del análisis de glifosato en los alimentos franceses

Resultados exclusivos del análisis de glifosato en los alimentos franceses

Según la investigación publicada por la organización francesa Génération Futures, socia de Ecologistas en Acción en la campaña europea contra los disruptores endocrinos, el 53,3% de los cereales y leguminosas de venta en los supermercados franceses contienen residuos de glifosato.

Nota de prensa y estudio de Génération Futures, en francés.

¿Por qué una investigación como ésta?

El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo. Sólo en Francia, en 2013 se vendieron 8.656 toneladas de glifosato, lo que equivale a más de 1/8 de las sustancias activas de plaguicidas vendidas ese año.

Mientras que todo el mundo parece estar expuesto al herbicida, su presencia en los alimentos rara vez se investiga. Con este telón de fondo, Générations Futures quería conocer el grado de contaminación de los productos alimenticios en Francia con glifosato.

El estudio utilizó un método de investigación específico para la detección exclusiva de glifosato y AMPA, principal metabolito del glifosato.

Presentación del estudio

Debido al elevado coste de la investigación, Générations Futures decidió incluir sólo los alimentos que ya se sospecha que contienen residuos de glifosato: los productos con base cereal y las leguminosas, que incluyen guisantes y lentejas.

Un laboratorio especializado analizó 30 productos alimenticios habituales en supermercados:

  • 18 muestras a base de cereales: 8 muestras de cereales para el desayuno, 7 muestras de pasta, 3 muestras más (pan seco, galletas)
  • 12 muestras de leguminosas secas: 7 muestras de lentejas, 2 muestras de garbanzos, 2 muestras de frijoles secos, 1 muestra de guisantes partidos.

Resultados de glifosato en los alimentos franceses

Los resultados de las pruebas muestran que 16 de las 30 muestras (53,3%) contienen glifosato.

  • 7 de los 8 cereales de desayuno analizados (87,5%)
  • 7 de las 12 leguminosas analizadas (o 58,3%)
  • 2 de las 12 pastas analizadas (o 28,5%)
  • Ninguno de los otros 3 productos a base de cereales (panes secos, galletas)
  • AMPA – un producto de degradación del glifosato, también llamado metabolito – se encontró en 3 muestras, o el 10% del total.

Como se ilustra nuestra investigación, la presencia de residuos de glifosato en los alimentos es frecuente y, a veces, va acompañada por la presencia del metabolito AMPA. Esto explica en parte por qué las personas sometidas a pruebas de residuos de glifosato están contaminadas, como lo demuestra nuestra búsqueda de glifosato en muestras de orina a partir de abril de 2017 “, dice François Veillerette, director y portavoz de Générations Futures.

Por lo tanto, es urgente que la Unión Europea abandone el uso de esta sustancia clasificada como probable carcinógena por el IARC y que fomente un profundo replanteamiento de nuestro modelo agrícola que se ha vuelto excesivamente dependiente de los plaguicidas sintéticos. Francia – a través de las voces de los Ministros Hulot y Philippe – se ha declarado en contra de la reautorización del glifosato. Ahora tendrá que convencer a otros gobiernos para que se unan a su oposición antes de que los ministros de la UE debatan la reautorización de los plaguicidas los días 5 y 6 de octubre “, concluye.

Este estudio pone de relieve, una vez más, la falta de una regulación robusta sobre los productos químicos que contaminan nuestros alimentos, ya sea mediante el uso de pesticidas tóxicos en la agricultura o de productos químicos tóxicos en los envoltorios de alimentos“, añade Genon K. Jensen, Directora Ejecutiva de Health and Environment Alliance.

Cuando un plaguicida que es probable carcinógeno y asociado con muchos otros trastornos de salud se encuentra en la mayoría de las muestras de alimentos probados, es hora de que nuestros gobiernos asuman su responsabilidad. Esto debería comenzar por oponerse a la reautorización del glifosato en la UE y revisar la reglamentación sobre los envases de alimentos para proteger a los ciudadanos de la contaminación de los productos químicos.

Contexto

En marzo de 2015, unos meses antes de la fecha de expiración de la licencia europea para el glifosato, los expertos de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) lo clasificaron como “probable carcinógeno” para los seres humanos.

Desde entonces, se ha librado una furiosa batalla de intereses en Bruselas. Numerosos científicos y ONG – apoyados por algunos Estados miembros, entre ellos Francia – exigen que no se reautorice esta sustancia peligrosa. Más de 1 millón de ciudadanos europeos también exigen medidas contra el glifosato, aumentando aún más la presión sobre las instituciones europeas. La UE tendrá que tomar una decisión sobre la reautorización del glifosato antes del 15 de diciembre de 2017.

2017-09-14T18:34:21+00:00 14/9/2017|Alimentos, Glifosato|Sin comentarios

Deje su comentario