Imidacloprid, el pesticida de Bayer que engorda

Imidacloprid, el pesticida de Bayer que engorda

Los insecticidas neonicitinoides son tristemente conocidos por intervenir en el colapso de las abejas melíferas. Ahora, un nuevo estudio indica que también pueden afectar al sistema hormonal de los mamíferos, causando obesidad.

efectos adversos disruptores endocrinos

Uno de los efectos adversos de los disruptores endocrinos es la obesidad, por esta razón en ocasiones se denominan “Obesógenos”

Neonicotinoides y disruptores endocrinos

Los insecticidas neonicotinoides son tristemente conocidos por el daño que causan a las abejas y a otros polinizadores imprescindibles para la vida y la alimentación humana. La acumulación de estudios en su contra llevó  a la prohibición en Europa del uso en exteriores de tres de ellos, el imidacloprid y la clotianidina de Bayer y el tiametoxan de Syngenta.

Hasta ahora, la comunidad científica creía que los insecticidas neonicotinoides no afectaban a los vertebrados (entre ellos, los mamíferos).

Pero un nuevo estudio, publicado el 28 de junio en la Revista de Toxicología Aplicada, abre la puerta a una nueva interpretación.

El artículo científico tiene un título revelador “La evaluación de los insecticidas neonicotinoides en la actividad estrogénica, tiroidoidea y adipogénica revela que el imidacloprid causa acumulación de lípidos“.

El estudio evalúa la interacción de 7 neonicotinoides con los receptores de las hormonas estrógenas y tiroideas en cultivos celulares. También evalúa su capacidad para acumular lípidos.

El principal resultado del estudio es que el neonicotinoide de la empresa Bayer llamado imidacloprid tiene efectos de disrupción endocrina en mamíferos, favoreciendo la acumulación de grasas.

Obesógenos

obesidad

Adipocitos, células especializadas en almacenar grasa. Los disruptores endocrinos (y también el neonicotinoide imidacloprid) pueden aumentar su número y contenido de lípidos

Los contaminantes hormonales o disruptores endocrinos que favorecen la acumulación de lípidos se denominan “obesógenos“.

Constituyen una importante área de trabajo actual de prestigiosos científicos como la Doctora Mariana Fernández del Centro de Investigación Biomédica de Granada.

Según su estudio Obesógenos ¿Una nueva amenaza para la salud pública?” la exposición a tóxicos disruptores endocrinos promueve el sobrepeso y la obesidad.

Es decir, la dieta, la actividad física o la predisposición genética no explican, por sí solas, el incremento de obesidad y sobrepeso que se evidencia en los países más industrializados.

Al contrario, se debe tener en cuenta la exposición a tóxicos que alteran el funcionamiento de nuestro metabolismo.

La alteración se produce en tres frentes: aumentan el número de células que almacenan grasa (adipocitos), aumentan la cantidad de grasa que puede almacenar cada una de esas células y por si fuera poco, también pueden alterar el control hormonal del apetito y la sensación de saciedad.

 

2018-07-04T13:23:37+00:005/7/2018|Obesidad, Pesticidas-Plaguicidas|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.