Identificadas grandes empresas que infringen la ley de seguridad química europea. Sectores como cosméticos, medicamentos, alimentos y plásticos usan sustancias químicas de manera ilegal.

654 grandes e ilegales empresas

Los principales productores de cosméticos, alimentos, medicamentos y plásticos de toda Europa están infringiendo la ley europea de seguridad química, el Reglamento REACH. Un análisis de archivos gubernamentales muestra que utilizan millones de toneladas de sustancias químicas sin completar los controles de seguridad.

La organización ambiental alemana BUND, miembro de la Oficina Europea de Medio Ambiente, ha hecho uso de las reglas de libertad de información para obtener detalles de una investigación del gobierno alemán sobre los archivos de seguridad química a partir de 2014.

La investigación identifica 654 empresas que están infringiendo la ley de seguridad de sustancias químicas en los 28 estados miembros de la UE.

En España, han identificado 42 infracciones. La mayoría, 169, se han identificado en Alemania. El problema se extiende a nivel europeo: el Reino Unido tiene 80 infracciones, los Países Bajos 68, Francia 56, Italia 49 y Bélgica 38.

Cinco de las 10 principales empresas químicas del mundo, líderes en ventas, han sido señaladas como infractoras: BASF, Dow Chemical, SABIC, Ineos y ExxonMobil. Otras son 3M, Henkel, Sigma-Aldrich, Solvay, Du Pont, Clariant, Thermo Fisher.

Entre los fabricantes de productos de consumo que infringen la ley destacan el gigante de los cosméticos L’Oréal, la firma de alimentos y bebidas DSM y el fabricante de medicamentos Merck, la empresa de bolígrafos BIC y las de energía ENDESA, GAS NATURAL FENOSA e Iberdrola.

Algunas son responsables de escándalos químicos, como el de Bayer con el glifosato, Dow Chemical con Bhopal y Chemours (GenX).

Muchas de estas empresas llevan a cabo una activa política de marketing de lavado verde, con afirmaciones sobre el medio ambiente o la salud en su nombre o en sus sitios web. Son ejemplos de esta estrategia Iberdrola o Endesa, pero también otras como Ecolab, Superdrug Stores, EcoMundo, ECO-RIGEN o VERBIO.

Cadena de tóxicos

La norma de seguridad de sustancias químicas, el Reglamento REACH (Título II de REACH) obliga a las empresas que comercializan sustancias a realizar pruebas de seguridad.

Esta investigación demuestra que la normativa no funciona.

Como consecuencia, la mala gestión de las sustancias químicas pasa desde los grandes productores a las decenas de miles de fabricantes intermedios, que están utilizando sus materias primas sin pruebas de seguridad.

Y como últimos eslabones de la cadena de tóxicos, tanto trabajadores como consumidores podemos estar corriendo riesgos con absoluta falta de información sobre los posibles impactos ambientales y de salud, que pueden ser graves.

El incumplimiento legal en materia de sustancias químicas hace que las autoridades reguladoras no puedan garantizar qué productos de consumo son seguros.

En cuanto a la respuesta de las instituciones europeas, la Agencia Europea de Sustancias y mezclas Químicas (ECHA) se niega a identificar claramente los expedientes o empresas con sustancias no conformes, a pesar de las múltiples peticiones de las organizaciones sociales y los Europarlamentarios (ver vídeo: 22:03, 22:04, 22:07).

Para más detalles, vea la investigación aquí.

Si quieres saber más del REACH, haz clic aquí

Listado de empresas detectadas