El Dr. Nicolás Olea investigador y divulgador infatigable de las consecuencias de los disruptores endocrinos para la salud humana y el medio ambiente acaba de publicar un libro donde elabora una guía para conocer y evitar a estos tóxicos


Portada del libro

 

«LIBÉRATE DE TÓXICOS. Guía para evitar los disruptores endocrinos»

Este libro recientemente publicado, por su rigor y amenidad, está destinado a convertirse en un clásico de la divulgación científica española. Sus 416 páginas describen pormenorizadamente las cuestiones claves de los tóxicos que engañan a nuestras hormonas, los llamados disruptores endocrinos.

Los disruptores endocrinos, también llamados contaminantes hormonales o EDC (por sus siglas en inglés) acechan en nuestros hogares, se esconden en nuestras oficinas y contaminan el aire que respiramos.

El Dr. Nicolás Olea, catedrático de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Granada, dirige un grupo multidisciplinar que estudia la relación entre medio ambiente y salud, con especial atención al vínculo entre disruptores endocrinos y cáncer, y es una de las mayores autoridades mundiales en esta materia, aparte de un entusiasta divulgador.

Así, el libro del Dr. Nicolás Olea responde las principales cuestiones referentes a estos tóxicos: ¿Qué son los disruptores endocrinos? ¿Cómo actúan? ¿Por qué en los últimos tiempos oímos hablar tanto de ellos? ¿Hasta qué punto pueden afectar a nuestra salud? ¿Y a la de nuestros hijos? ¿Están haciendo empresas, instituciones y gobiernos lo suficiente para evitar que la población siga estando expuesta a ellos? ¿Qué podemos hacer nosotros para evitarlos y proteger nuestra salud y la de nuestras familias?

Además, en este libro el Dr. Olea ofrece las pautas para identificar los contaminantes químicos, entender cómo actúan y saber cómo evitarlos, y ayuda a desterrar los falsos mitos o las publicidades engañosas en torno a ellos. En clave de guía práctica, nos proporciona recomendaciones destinadas a eliminarlos de nuestro día a día. Un manifiesto contra los contaminantes químicos que afectan a nuestra salud.

Estos efectos de la alteración endocrina suponen además un enorme coste para toda la sociedad.

Fragmento del libro

Un grupo importante de expertos, médicos e investigadores, miembros de la prestigiosa Sociedad Estadounidense de Endocrinología, opinan que es necesario y urgente cambiar la forma en que se evalúa la toxicidad de miles de sustancias químicas que se han incorporado a las actividades y productos usados día a día. El documento publicado por esa prestigiosa sociedad científica afirma que la exposición a determinadas sustancias químicas contenidas en alimentos, agua y bebidas, cosméticos, plásticos y múltiples objetos de consumo está teniendo consecuencias sobre la salud humana debido a su capacidad de alterar el equilibrio del sistema endocrino, es decir, la relación entre hormonas y los órganos dependientes de su acción.