En un informe publicado recientemente por las organizaciones Wecf France y Agir pour l’Environnement,  se revelan datos preocupantes sobre los protectores solares infantiles. En esta noticia te contamos los resultados de este estudio y te damos consejos para proteger a tu familia de los rayos del sol de manera que no se vea afectada ni su salud ni la del medioambiente. 

Entre marzo y mayo de 2020, las organizaciones ambientales y sanitarias Wecf France y Agir pour l’Environnement compraron 71 productos, representativos de la mayoría de marcas vendidas en supermercados, farmacias y tiendas de productos ecológicos. Hicieron un listado con todos los ingredientes del etiquetado e identificaron las sustancias de interés, disruptores endocrinos (EDC), nanopartículas o alérgenos, entre otros. También verificaron el cumplimiento del etiquetado obligatorio de los ingredientes que contienen nanopartículas a través del encargo de análisis a varios productos al Laboratoire National de Métrologie et d’Essais (LNE).

Según las propias palabras de las organizaciones, estos son los principales resultados de su estudio:.

“1. Identificamos 29 ingredientes preocupantes en los 71 protectores solares para niños y los clasificamos de ROJO para sustancias muy preocupantes, NARANJA para sustancias altamente preocupantes y AMARILLO para sustancias preocupantes. 5 sustancias son EDC de gran preocupación.

2. No encontramos ninguno de los 71 protectores solares libres de sustancias preocupantes clasificadas en las 3 categorías.

3. Identificamos 9 protectores solares que contienen una mezcla de al menos 10 ingredientes preocupantes.

4. Los 3 productos que analizamos en el laboratorio contienen nanopartículas no indicadas en la etiqueta y, por lo tanto, no cumplen con la regulación cosmética.

5. Encontramos 7 sustancias clasificadas de gran preocupación que se sabe que tienen efectos extremadamente adversos en los ecosistemas acuáticos”.

Los resultados de estos estudios no nos sorprenden. Desde Ecologistas en Acción y desde este blog no es la primera vez que advertimos de la toxicidad de algunos ingredientes que se han detectado en las cremas de sol. El año pasado, sin ir más lejos, publicamos esta noticia en la que te advertíamos de qué marcas contienen filtros tóxicos con disruptores endocrinos entres sus componentes.

Un año más, nos repetimos las preguntas: ¿qué hacemos ante esta situación?, ¿existen alternativas a nuestro alcance? Para responderlas, este año te traemos tres propuestas:

1. Evita las horas de mayor exposición al sol. Si lo haces, intenta cubrirte la cara con gorros y buscar una sombra fresquita para pasar el rato. Cuanto menos protector solar te eches, mejor para tu salud y mejor para la salud de océanos, ríos y lagos.

2. Evita las marcas con disruptores endocrinos y busca las que no contengan ingredientes tóxicos. Esta enlace  y la tabla que ponemos a continuación pueden servirte de ayuda.

3. No te preocupes en exceso. Estas recomendaciones sirven para mejorar nuestra salud y estar más protegidas pero las cremas de sol por sí mismas no van a afectar de manera inmediata la salud de tus hijas e hijos.

En cualquier caso, mientras las personas tomamos medidas individuales para estar más protegidas, las administraciones deberían tomar cartas en el asunto y garantizar nuestro derecho a la salud. Por eso, tal y como hacen las organizaciones Wecf France y Agir pour l’Environnement, desde Ecologistas en Acción solicitamos a las autoridades pertinentes que tomen medidas para evaluar los riesgos-beneficios de los protectores solares infantiles y prohíban las sustancias clasificadas como muy preocupantes en el estudio y que contienen EDC, nanopartículas, ingredientes de fragancias que se sabe que son alérgenos de contacto. Asimismo, instamos al Ministerio de Sanidad y a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios a tomar medidas firmes para garantizar que los fabricantes y minoristas cumplan con el etiquetado obligatorio de nanopartículas en cosméticos.